Budismo en el mundo

El budismo en el mundo

A continuación, verás como es el budismo en el mundo, conocerás las distintas variaciones de esta religión en otros países como podría ser China, Japón, Tailandia y Europa. Aunque es la misma religión, resulta curioso ver como ciertas costumbres y acciones varían de un país a otro.

Budismo en China, Japón, Tailandia y Europa
Budistas en otros paises.

El budismo en China

Es preferible hablar del budismo chino en China que de un budismo chino. En efecto, éste se degradó para convertirse en la religión vulgar y simplista de una pequeña parte del pueblo chino. Pero, introducido en China a finales del siglo I d.C. a través de la ruta de la seda, el budismo fue unas veces rechazado como extranjero, otras prosperaron bajo los T’ang (618907), los Song (9601276) y sobre todo los reyes mongoles (12591294), mezclándose con el confucianismo y el taoísmo.

La religión de los chinos es una amalgama de confucianismo, de taoísmo y de budismo, en donde, según los momentos y los lugares, predomina la doctrina de Confucio o la influencia de LaoTse. Muchos turistas se quedan asombrados cuando viajan a China y observan las costumbres budistas y lo enserio que se las toman, como por ejemplo la meditación o el culto.

El budismo aportó a la una y a la otra cierta espiritualidad y una metafísica. Pero pasó con el budismo lo mismo que con casi todas las otras doctrinas, incluido el comunismo: se ‘sinizó’. Y a través de las sectas y sus prácticas, el budismo allí en China impregna una religión más confusa, distintas formas de comportamiento, y distinta mentalidad de la religión.

En Tailandia, el budismo se practica de una forma muy similar a la de China, aunque, como es obvio, tiene sus variaciones, aunque mínimas.

El budismo en Japón.

Al contrario, mezclado con el ‘shintoísmo’ ancestral, el budismo es la religión cuasi nacional de Japón. Procedente de Corea a comienzos del siglo VI, adoptado por la corte imperial, fue conquistando todos los ambientes de la sociedad japonesa.

Aunque contaminado, dividido por una proliferación de sectas como el Zen de Myoan Eisai (11411215), el Amidismo y el Nichiren Shoshu, el budismo japonés cuenta con unos cuarenta millones de adeptos que frecuentan más de 100.000 templos.

Tolerante con todas las doctrinas, adaptándose tanto a la ciencia como a las diversas filosofías, el budismo japonés se propagó por todos los países del Pacífico y hasta los Estados Unidos de América.

El budismo en Europa.

En el siglo XVI, pero sobre todo en el XIX y más todavía en nuestros días, a pesar de haber sido y de seguir siendo incompatible con la lógica occidental, el budismo ejerce una influencia nada despreciable en Europa.

A veces ha conquistado a algunos filósofos y sabios: ayer a Schopenhauer, hoy al físico Frijto Capra y al economista Serge Christophe Kolm. A menudo, el budismo está presente por sus formas de disciplina corporal y física: el yoga, el zen, el tantra.

Pero también se encuentran monjes tibetanos que enseñan en pleno Morvan: el centro de KagyuLing de Plaige pertenece a la tradición Vadjrayana (el camino del diamante), que forma parte del Gran Vehículo. Allí cantan, meditan, viven en retiro y se preparan a construir un gran templo en tres pisos, como en el Himalaya.

A lo largo de toda Europa se encuentran clases sobre budismo y pequeños centros de culto a esta religión. También, hay clases particulares donde te enseñan y te forman si deseas formar parte de esta cultura religiosa.

Si te has quedado con ganas de aprender más sobre el budismo puede acudir a uno de los miles de centros de culto a esta religión que existen. Aunque la mejor forma de conocer esta religión es viajar.